Comisión Permanente
LXIII Legislatura, Segundo Año, Segundo Receso.
Miércoles 24 de mayo de 2017
Gaceta de la Comisión Permanente
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 17 de Mayo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-5/71139
Miércoles 17 de Mayo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-5/71139

De las y los integrantes del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con proyecto de decreto por el que se expide la Ley sobre el Desarrollo de una Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE ENERGÍA Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA DE LA CÁMARA DE SENADORES.

Los suscritos, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática a la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, en ejercicio de la facultad que nos confieren los artículos 71, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 55, fracción II del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos por lo que se refiere al funcionamiento de la Comisión Permanente, sometemos a la consideración de esta Asamblea, la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE EXPIDE LA LEY SOBRE EL DESARROLLO DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL PARA EL APROVECHAMIENTO ENERGÉTICO, de conformidad con la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Durante la discusión de la Reforma Energética impulsada por el Presidente Enrique Peña Nieto e implementada a partir de la reforma constitucional de diciembre de 2013, el Gobierno Federal aseguró a las y los mexicanos que Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, dos empresas emblemáticas para nuestra Nación, no serían privatizadas.  Se aseguró, también, que los hidrocarburos seguirían siendo propiedad de la Nación, que tanto Pemex como CFE se transformarían en empresas públicas de carácter productivo, propiedad del Estado, con la capacidad de competir en sus respectivas industrias para convertirse en empresas de clase mundial. Que estas empresas se convertirían en el motor de cadenas de proveedores nacionales y que se abrirían sectores como la extracción de hidrocarburosa la participación privada, para maximizar los ingresos del Estado en aquellos yacimientos en donde las empresas privadas pudieran reducir los costos de la extracción en relación con los costos de las empresas del Estado.

En resumen, se prometió una Reforma Energética en la que el Estado preservaría la rectoría de la industria petrolera nacional; en la que se fortalecerían a las empresas estatales del sector; en la que se emplearían nuestros recursos naturales como palanca del desarrollo nacional; y en la que la participación privada se daría en términos que incrementaran la renta en favor del Estado de nuestros recursos petroleros.

A tresaños de la legislación secundaria de la Reforma Energética, vemos con preocupación que estas promesas han sido fatalmente incumplidas;que la rectoría del Estado en el sector ha desparecido por completo, dejando que sean las necesidades de hidrocarburos de los Estados Unidos de América (quienes se guardan sus reservas, pero exigen que nosotros aumentemos nuestra producción y su exportación hacia sus mercados) y la sed comercial de las grandes petroleras internacionales, las que dicten nuestra agenda energética.

Lejos de establecer ritmos de extracción razonables, que aseguren la soberanía energética y el desarrollo sustentable de nuestra Nación, la implementación de la Reforma Energética parece haberse convertido en un concurso sobre cuantos contratos petroleros puede el Gobierno Federal celebrar, sin importar que para subir el número de éstos haya que bajar hasta lo inaceptable los términos y condiciones exigidos a las contrapartes privadas.

El fortalecimiento de las empresas energéticas del Estado también ha sido otra promesa incumplida. Se prometió que Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad no serían privatizadas, pero ahora una parte importante de las reservas de hidrocarburos y el mercado eléctrico nacional (esto es, una parte substancial de los activos más importantes de estas empresas) ya se encuentran en manos privadas.

Más allá de esta privatización disfrazada, no ha habido en la implementación de la Reforma Energética ningún esfuerzo por fortalecera nuestras empresas estatales.  Resulta notable cómo, por ejemplo, en dicha implementación no se ha contemplado ningún programa para el fortalecimiento tecnológico de dichas empresas.Resulta igualmente notable, cómo a Pemex no se le ha permitido participar libremente en las licitaciones en que se han adjudicado las licencias y los contratos petroleros, con el absurdo resultado de que las empresas privadas no tienen que competir contra los costos de extracción de nuestras empresas estatales, resultando en la adjudicación de contratos y licencias a esas empresas privadas con costos al Estado muy superiores a los que le representaría la explotación de esos recursos por sus propias empresas.

El papel al que se ha condenado a nuestras empresas estatales en la implementación de la Reforma Energética, contrasta con las historias de éxito en las industrias energéticas del mundo.  Entre éstas, quizá la más notable es la de Noruega, que cuando a finales de la década de los 60 descubrió Ekofisk, su primer gran yacimiento de petróleo y gas natural, entendió que la única forma que tiene un estado petrolero de subsistir exitosamente en un escenario de industria abierta es con una gran capacidad de auto-ejecución.  Implementó así una política energética en la que podían participar las grandes petroleras internacionales, pero en el centro de la cual estaba la recién creada empresa estatal Statoil. La participación de las petroleras internacionales estaba basada en asociaciones con Statoil, en las que una parte esencial era la transferencia de tecnología y conocimientos a dicha empresa estatal. Hoy en día, Statoil es una de las empresas en la vanguardia tecnológica de la industria y Noruega tiene una de las industrias petroleras más exitosas del mundo.

El uso de nuestros recursos naturales como palanca del desarrollo nacional y el papel de nuestras empresas estatales en el sector energético como motor de cadenas de proveedores nacionales también han sido otras de las promesas incumplidas de la Reforma Energética.   ¿Por qué nuestro afán de exportar todos los hidrocarburos que podamos, cuando los productos de los procesos subsecuentes a la extracción, como los petroquímicos o los refinados tienen un valor mucho mayor?  El inentendible afán de saciar la sed de crudo de Estados Unidos nos ha condenado a cumplir el papel dictado por el establishment mundial, en virtud del cual los países se dividen en aquellos pobres que exportan sus recursos naturales y aquellos ricos que los transforman mediante procesos industriales y los venden multiplicando muchas veces su valor.   Si los hidrocarburos son nuestros, ¿no estaría en nuestro interés, en vez de exportarlos, usarlos para crear y fortalecer las industrias de la transformación de nuestro país, con la creación de empleos y la derrama de beneficios que eso conlleva?

Las preocupaciones expresadas en los párrafos que anteceden cobran mayor relevancia por la importancia que representan las industrias petroleras y eléctrica en nuestro país.  Basta recordar que los ingresos petroleros han tradicionalmente representado el 40% del ingreso público, por lo que las consecuencias de una política energética errada pueden ser catastróficas para nuestra Nación.

El sector energético nacional también requiere de la existencia de personal capacitado, que pueda, por un lado, satisfacer la demanda de trabajadores calificados en del sector energético

Son estas preocupaciones las que han dado lugar a esta iniciativa, conjuntamente con la convicción de que es necesario, urgente, retomar la rectoría del Estado en materia energética y diseñar una Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético (ENAE) que tenga como prioridad la seguridad energética de la Nación y el desarrollo sustentable en el largo plazo.

La Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético, que se propone, tiene el fin de colocar, de nuevo, al sector energético estatal como una palanca de desarrollo. Su criterio fundamental es aumentar el bienestar público de los mexicanos, a través del mejor aprovechamiento de los recursos energéticos por parte de las empresas productivas del Estado, así como de las empresas privadas del sector.

La ENAE buscaría cambiar la dinámica del sector energético nacional, haciendo énfasis en la mejora cuantitativa y cualitativa de la inversión en PEMEX y CFE. Ésta estaría a cargo del Ejecutivo Federal, a través de la Secretaría de Energía (SE), quien estaría facultada para suscribir convenios y acuerdos con personas de derecho público o privado, con el fin de implementar la ENAE.

La ENAE sería desarrollada con el apoyo de un Consejo Consultivo para el Aprovechamiento Energético, compuesto por los titulares de la misma SE, SHCP, Secretaría de Economía, del Trabajo y Previsión Social, SEMARNAT, PEMEX y CFE, así como de los órganos reguladores coordinados en materia de energía; y por un Consejo Consultivo en Desarrollo Tecnológico, compuesto por los titulares de la SE, el Instituto Mexicano del Petróleo, el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Comisión Federal de Electricidad.

Uno de los aspectos más importantes de la ENAE consistiría en una mayor regulación de los precios y tarifas de los energéticos, incluyendo la gasolina, a través de cuotas mínimas de producción e importación, con lo que se buscaría combatir un posible desabasto ante la creciente dependencia de nuestro país por los energéticos norteamericanos.

De igual forma, se incluirán metas de inversión y creación de empleos en el sector energético nacional, con el fin de aumentar el bienestar común de los mexicanos mediante la explotación racional de los recursos, considerando que el mercado ya ha sido abierto.

También se busca dar coherencia al desarrollo de la industria energética en México y el fortalecer la capacidad productiva de PEMEX y CFE, a través de una estrategia coordinada con distintos actores económicos involucrados con dicha industria. Sus posibles consecuencias, por tanto, serían mayor estabilidad en los precios de los energéticos, así como el desarrollo industrial, cuya carencia de insumos limita su expansión. También, se conformaría como una herramienta para facilitar la transparencia y la rendición de cuentas, al permitir comparar las metas establecidas con las acciones realizadas.

Fortalecer la plataforma de PEMEX y protegerla de cara a retos futuros implica que en el presente se inviertan los recursos necesarios. Especial énfasis se debe hacer en la renovación de las refinerías, que operan a la mitad de su capacidad por problemas en sus instalaciones. Esto se agrava al considerar que el presupuesto que recibirán este año se ha reducido. Solo a través de esta clase de inversión PEMEX podrá producir en el futuro una mayor cantidad de gasolinas de manera más eficiente, algo que será necesario para su supervivencia una vez que los mercados se han abierto a la competencia.

Además, aumentar la capacidad productiva en materia de gasolinas es cada vez más importante para la soberanía energética. En 2016, el déficit de la balanza comercial de hidrocarburos fue de 6,000 millones de dólares. Las importaciones de gasolina y diésel son los principales responsables de esto. El 68 por ciento de la gasolina vendida en el país es importada, al igual que el 57 por ciento del diésel consumido. La dependencia a energéticos importados debilita la soberanía nacional, y dejándonos desprotegidos y con escasa capacidad de maniobra ante cambios en las relaciones comerciales con otros países, como sucede actualmente en la relación México-Estados Unidos [*] .

Con el fin de que la ENAE no sea un instrumento aislado, se propone ligarla con el Plan Nacional de Desarrollo, siendo este último la guía rectora de los programas y las políticas del Gobierno de la República en cada administración. Esto permitiría revisar y homogeneizar los objetivos y las acciones gubernamentales y conectaría la ENAE con sectores de que, ultimadamente dependen, como con el educativo y el de seguridad, por ejemplo, en la prevención y combate de robo de hidrocarburos.

En este respecto, se propone la creación de una Plataforma Digital, en la que todos los contratos firmados entre proveedores y las empresas PEMEX y CFE sean hechos públicos; esto, de manera clara y ordenada. Esta herramienta daría más certeza a los mexicanos que las empresas productivas del Estado se manejan con absoluta transparencia. Atendería la corrupción que se gesta en el seno de ambas empresas, que golpea al bienestar de la población, y que ponen en riesgo su viabilidad financiera a largo plazo, y cuyo ejemplo más reciente es el Caso Odebrecht.

PEMEX y CFE, así como el resto del sector energético, dependen de la disponibilidad de trabajadores calificados. Esto es importante en dossentidos: es necesario contar con personal que nutra la expansión productiva en el país, en tanto que se debe de atender para hacer posible el desarrollo industrial; y porque es indispensable ampliar la base de investigadores y trabajadores que puedan trabajar en el desarrollo y adaptación de tecnologías del sector. Por esto, el Consejo Consultivo en Desarrollo Tecnológico debe desarrollar un programa, con objetivos bien definidos, formulados acorde a los criterios del ENAE, y que apunte a proveer a los trabajadores del sector energético de conocimientos actualizados en la materia.

Algunos puntos esenciales de esta Estrategia serían:

  1. El uso racional de los recursos no renovables y su optimización en función de las necesidades del País y no de otras naciones, relacionados a los lineamientos del Plan Nacional de Desarrollo. 
  2. La implementación de un ambicioso programa de transición a energías renovables, incluyendo aquéllas para la generación de electricidad mediante fuentes hidráulicas, eólicas, solares, maremotrices, geotérmicas, bioenergéticas y otras fuentes de generación eléctrica consideradas como limpias.  
  3. El Fortalecimiento de nuestras empresas estatales en el sector energético, mediante un ambicioso programa de desarrollo tecnológico y haciendo especial énfasis en la mejora de las capacidades productivas de los trabajadores. 
  4. La utilización de las empresas estatales en el sector energético, no como empresas comerciales cualesquiera, sino como inversiones estratégicas del Estado en sus relaciones con otras empresas privadas del sector energético y como palancas del desarrollo industrial nacional y la generación de beneficios sociales. 
  5. El establecimiento de una meta mínima de inversión para la empresa productiva del Estado en materia de refinación de petróleo para la obtención de gasolina y sus derivados.  
  6. La aplicación de principios de honestidad, legalidad, productividad, eficiencia, eficacia, rendición de cuentas, transparencia y publicidad al establecimiento, implementación, evaluación y supervisión de dicha estrategia. 

Por lo anteriormente expuesto y fundado, sometemos a la consideración de esta Soberanía el siguiente proyecto de:

DECRETO POR EL QUE SE EXPIDE LA LEY SOBRE EL DESARROLLO DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL PARA EL APROVECHAMIENTO ENERGÉTICO.

ARTÍCULO ÚNICO.-Se expide la Ley Sobre el Desarrollo de Una Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético:

LEY SOBRE EL DESARROLLO DE UNA ESTRATEGIA NACIONAL PARA EL APROVECHAMIENTO ENERGÉTICO

CAPÍTULO I

DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1.- La presente Ley es de orden público y de observancia general en toda la República Mexicana.  Tiene por objeto establecer la estrategia para el fomento de la industria energética como palanca del desarrollo nacional, responsable y sustentable.

Artículo 2.-  El aprovechamiento de los hidrocarburos y de las fuentes de energía renovables son de utilidad pública y de interés general. Obedecerán a una Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético que busque el bienestar social, el fomento industrial y el desarrollo sustentable nacionalde acuerdo a los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo.

Artículo 3.-  Las Empresas Productivas del Estado en el sector energético basarán sus metas y objetivos en la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético. 

CAPÍTULO II

DE LA AUTORIDAD

Artículo 4.-  El Ejecutivo Federal, por conducto de la Secretaría de Energía, ejercerá las atribuciones conferidas por esta ley.

Artículo 5.-  Corresponde a la Secretaría de Energía:

I.-  Establecer, implementar, supervisar y evaluar, previa opinión del Consejo Consultivo para el Aprovechamiento Energético, la Estrategia Nacional Sobre el Aprovechamiento Energético.

II.-  Establecer los canales adecuados para conocer las opiniones de los sectores industriales y sociales del País, sobre la elaboración, implementación, supervisión y evaluación de la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético.

III.-  Llevar a cabo, previa opinión del Consejo Consultivo para el Aprovechamiento Energético, revisiones y evaluaciones anuales al Plan Nacional para el Aprovechamiento Energético.

IV.-  Publicar un reporte anual sobre el cumplimiento de metas y objetivos de la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético.

Artículo 6.-  El Ejecutivo Federal, a través de la Secretaría de Energía, podrá suscribir convenios y acuerdos con personas tanto de derecho público como privado para coadyuvar en la implementación de la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético

CAPÍTULO III

DEL CONSEJO CONSULTIVO PARA EL APROVECHAMIENTO ENERGÉTICO

Artículo 7.-  El Consejo Consultivo para el Aprovechamiento Energético estará integrado por los titulares de la Secretaría de Energía, quien lo presidirá, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de la Secretaría de Economía, del Trabajo y Previsión Social; de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, los titulares de los órganos reguladores coordinados en materia de energía y por los Directores Generales de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad. 

Artículo 8.- El Consejo Consultivo para el Aprovechamiento Energético estará encargado de auxiliar a la Secretaría de Energía en el establecimiento, implementación, supervisión y evaluación de la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético.

Artículo 9.- Cada miembro titular del Consejo Consultivo para el Aprovechamiento Energético designará un suplente, quien lo suplirá en sus ausencias, que deberá ser un funcionario del nivel inmediato inferior al titular en la dependencia o empresa correspondiente.

Artículo 10.- El Consejo Consultivo para el Aprovechamiento Energético sesionará cada vez que sea convocado por su presidente o cualesquiera dos de sus miembros, en la inteligencia de que deberá sesionar por lo menos una vez cada tres mes.

CAPÍTULO IV

DE LOS OBJETIVOS DE LA ESTRATEGIA NACIONAL PARA EL APROVECHAMIENTO ENERGÉTICO

Artículo 11.-  La Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético deberá incluir:

I.Las metas, mínimas y máximas, de extracción de hidrocarburos, mismas que deberán obedecer a criterios de razonabilidad y sustentabilidad en su explotación, y en su aprovechamiento como palanca de desarrollo de la industria nacional y la generación de beneficios sociales;

II. La reserva nacional de gasolinas con el fin de garantizar la soberanía energética;

III. Las metas mínimas para el establecimiento de las energías renovables, incluyendo aquellas para la generación de electricidad mediante fuentes hidráulicas, eólicas, solares, maremotrices, geotérmicas, bioenergéticas y otras fuentes de generación eléctrica consideradas como limpias;

IV. Las metas de participación mínima que deberán lograr las Empresas Productivas del Estado en cada una de las cadenas industriales que conforman los sectores petroleros, petroquímicos y eléctrico, atendiendo siempre a la seguridad de suministro y abasto a precios que promuevan el fomento industrial y el beneficio social;

V.Las metas de participación mínima de la industria nacional privada en cada una de las cadenas industriales que conforman los sectores petrolero, petroquímico y eléctrico, atendiendo al objetivo de aprovechar los recursos naturales del país como palanca del desarrollo industrial nacional;

VI. Las metas de creación y mantenimiento de empleos en el País, en los sectores petrolero, petroquímico y eléctrico;

VII. Las metas y objetivos en materias de precios y tarifas de los productos de las industrias petrolera, petroquímica y eléctrica, y

VIII. Las metas y objetivos en materia de desarrollo tecnológico para las Empresas Productivas del Estado en los sectores petrolero, petroquímico y eléctrico.

IX. Las metas y objetivos que PEMEX tendrá en materia de inversión en su sector de refinación.

El Consejo de Coordinación del Sector Energético deberá publicar semestralmente un informe respecto del avance en la implementación de la Estrategia en el marco de sus atribuciones.

CAPÍTULO V

DE LA PARTICIPACIÓN DE LAS EMPRESAS PRODUCTIVAS DEL ESTADO EN LA ESTRATEGIA NACIONAL DE APROVECHAMIENTO ENERGÉTICO

Artículo 12.-  Las Empresas Productivas del Estado en los sectores petrolero, petroquímico y eléctrico alinearan sus metas y objetivos a los de la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético.

Artículo 13.-  El desempeño de las Empresas Productivas del Estado se evaluará, no sólo a la luz de sus indicadores comerciales y financieros, sino también a la luz de su contribución a las metas y objetivos de la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético.

Artículo 14.-  Los Consejos de Administración y demás órganos de gobierno de las Empresas Productivas del Estado tomarán en cuenta lo establecido en los artículos anteriores en la elaboración de sus planes y programas y en la toma de decisiones en dichas empresas productivas.

CAPÍTULO VI

DEL DESARROLLO TECNOLÓGICO EN LAS EMPRESAS PRODUCTIVAS DEL ESTADO Y DEL CONSEJO CONSULTIVO EN DESARROLLO TECNOLÓGICO

Artículo 15.-  Para cumplir con las obligaciones que les impone esta ley, las Empresas Productivas del Estado establecerán programas y realizarán inversiones en desarrollo tecnológico, asegurando su ubicación y permanencia en la vanguardia tecnológica en sus respectivas áreas industriales.

Artículo 16.- El Consejo Consultivo en Desarrollo Tecnológico estará conformado por el Director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, quien lo presidirá, por el Director del Instituto Mexicano del Petróleo, por el Director del Instituto Politécnico Nacional, por el Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México y por los Directores Generales de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad.

Artículo 17.- El Consejo Consultivo en Desarrollo Tecnológico estará encargado de auxiliar a las Empresas Productivas del Estado en el cumplimiento de sus obligaciones que en materia de desarrollo tecnológico se derivan de esta ley.Asimismo, deberá desarrollar un programa, con objetivos bien definidos, formulados acorde a los criterios del ENAE, para proveer a los trabajadores del sector energético de conocimientos actualizados en la materia.

Artículo 18.- Cada miembro titular del Consejo Consultivo en Desarrollo Tecnológico designará un suplente, quien lo suplirá en sus ausencias, que deberá ser un funcionario del nivel inmediato inferior al titular, en la institución o entidad correspondiente.

Artículo 19.- El Consejo Consultivo para el Desarrollo Tecnológico sesionará cada vez que sea convocado por su presidente o cualesquiera dos de sus miembros, en la inteligencia de que deberá sesionar por lo menos una vez cada tres meses.

CAPÍTULO VII

DE LA PARTICIPACIÓN DE LOS SECTORES SOCIAL Y PRIVADO EN LA ESTRATEGIA NACIONAL DE APROVECHAMIENTO ENERGÉTICO

Artículo 20.-  La Secretaría de Energía se asegurará de que la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético atienda las necesidades de los sectores industrial y social del país.  Asimismo, fomentará la participación de dichos sectores en el cumplimiento de las metas y objetivos de dicha estrategia.

Artículo 21.-  En el cumplimiento de lo dispuesto en el artículo anterior, la Secretaría de Energía podrá establecer convenios de colaboración con autoridades federales, estatales, de la Ciudad de México o municipales, para la implementación de medidas que fomenten la participación de los sectores industrial y social en el cumplimiento de las metas y objetivos de la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético.

Artículo 22.- Cuando la participación de empresas privadas en los sectores petrolero, petroquímico y eléctrico se dé al amparo de contratos celebrados con el Estado, éste se asegurará de que los términos ofrecidos al Estado representen las mejores condiciones disponibles en el mercado. 

Artículo 23.-  En materia de extracción de hidrocarburos, el Estado no pagará a empresas privadas costos de extracción superiores a los costos incurridos por las Empresas Productivas del Estado en la extracción de hidrocarburos en yacimientos similares.

CAPÍTULO VIII

DE LA PARTICIPACIÓN CONJUNTA DE LAS EMPRESAS PRODUCTIVAS DEL ESTADO Y LAS EMPRESAS PRIVADAS

Artículo 24.-  En las asociaciones e inversiones conjuntas que, conforme a la legislación aplicable, celebren las Empresas Productivas del Estado con particulares, además de asegurar que los términos y condiciones para dichas Empresas Productivas del Estado sean los mejores disponibles en el mercado, se privilegiará la transferencia de tecnología y el enriquecimiento de las capacidades técnicas de dichas empresas productivas. 

Artículo 25.-  Las asociaciones e inversiones conjuntas a las que se refiere el párrafo anterior, se celebrarán bajo términos que le aseguren a la Empresa Productiva del Estado en cuestión una participación sustancial en los aspectos operativos de la asociación o inversión conjunta, privilegiando la transferencia de tecnológica a dichas Empresas Productivas del Estado.

CAPÍTULO IX

DEL PRESUPUESTO PARA LA ESTRATEGIA NACIONAL PARA EL APROVECHAMIENTO ENERGÉTICO

Artículo 26.-  El Ejecutivo Federal, al enviar a la Cámara de Diputados el proyecto de Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal que corresponda, se asegurará que los recursos contemplados por las Empresas Productivas del Estado en los sectores petrolero, petroquímico y eléctrico sean adecuados para el cumplimiento de sus obligaciones bajo la presente ley.

Artículo 27.-  La Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético, así como los recursos públicos que se destinen a su implementación, estarán sujetos a los principios de honestidad, legalidad, productividad, eficiencia, eficacia, rendición de cuentas, transparencia y publicidad.

ARTÍCULOS TRANSITORIOS

PRIMERO.-  La presente ley entrará en vigor a partir del día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO.-  Dentro de los noventa días siguientes a la entrada en vigor del presente Decreto, el Ejecutivo Federal expedirá el reglamento de la Ley Sobre el Desarrollo de Una Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético.

TERCERO.-  Dentro de los ciento ochenta días siguientes a la entrada en vigor del presente Decreto, la Secretaría de Energía publicará la Estrategia Nacional para el Aprovechamiento Energético.

Dado en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, el 9 de mayo de 2017

Suscribe

SENADORA DOLORES PADIERNA LUNA


[*] Cifras de Banco de México, US Census Bureau ‘Energy Today’. NEXOS (Andres Lajous, 20/02/17). Disponible en: http://www.nexos.com.mx/?p=31468#_ftn2

http://senado.senado.gob.mx:80/index.php?ver=cp&mn=4&id=71139